Avisar de contenido inadecuado

XXIV - Sobre el mal uso de la libertad de expresión de nuestros legisladores

{
}

                                                             XXIV

Sobre el mal uso de la libertad de expresión de nuestros legisladores.- Cada vez que uno lee los diarios, o bien es para llorar por la crítica situación que atraviesa el país por la economía, o sino para reír por las sandeces de nuestros legisladores.

No solo les falta aprender a hablar, sino también les falta conocer las leyes que ellos mismos elaboran. Cada día se lee menos y se duerme más. Tal es así, que a veces me pregunto ¿nuestros legisladores están evolucionando de manera positiva o caen en una involucionando degenerada y paulatina? Y me cuestiono esto, porque el comportamiento y la actitud de los legisladores es cada vez peor. Muchos elaboran sus leyes, pero no saben cómo interpretarlas y por lo general acuden a lo más simple “ad litteram”. Y cuando uno les pregunta su opinión o que se expresen sobre alguna norma, vemos que poco a poco han ido perdiendo la compostura hasta llegar a lo absurdo. Muchos de ellos se molestan cuando se les pregunta sobre las propias normas que han elaborado, y lejos de dar su interpretación, abusan de la “libertad de expresión” para agredir verbalmente o gestualmente a quien los interroga, mostrando así su ufanía y su falta de educación.

Parece ser que ya no se puede hablar de la “pérdida de los valores y el respeto”, sino se tendrá que hablar de la “muerte de los valores y el respeto”. Actualmente, a nuestras futuras generaciones se les debe inculcar el extinto civismo y el respeto cuando alguien pide su opinión o comentario, lo primero que ven por parte de nuestros “padres de la ley” es su mal comportamiento y su arrogancia. Pero claro, como ya están en el poder, se creen dueños y hacedores de la verdad y no les importa si tratan mal o no a los demás.

Señores, todos sabemos que el ejemplo arrastra y por ello, debemos ser cautelosos y ponernos a pensar lo que hacemos como miembros de una sociedad de adultos ¿acaso piensan que serán eternos en sus puestos y oficios? Solamente tienes prestadas las riendas de nuestra nación. Los hombres no son “torpes”, se dan cuenta de lo que ustedes hacen con las leyes que promulgan, pero lo que se les pide también, es que no solo las elaboren, sino ustedes mismos empiecen por aprender a interpretarlas, para que no existan vacios o lagunas legales.

Y por favor no se molesten si me expreso de este modo, porque ahora podemos expresar todo lo que pensamos y me atrevo a decir que sin la represión que en otras épocas hubo, entonces ¿por qué no aprovechar esa libertad para hacerlo debidamente en lugar de abusar y caer en la vulgaridad de sus expresiones y declaraciones que devalúan lo que hacen?

Recordemos las palabras de Voltaire: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”. Esto quiere decir, que aunque muchas veces no estén de acuerdo con todo lo que digan los demás, porque estamos en una democracia que da lugar a la pluralidad de pensamientos e ideologías, pero recalco en que es muy importante saber escuchar antes de hablar para construir en forma conjunta lo que se anhela de manera positiva. Si bien es cierto, nunca vamos a estar totalmente de acuerdo en todo, pues eso generaría un totalitarismo indeseable, pero ante la pluralidad de ideas, debemos empezar por generar un consenso y optar por las mejores. Si las leyes son claras y se interpretan adecuadamente, entonces se verá un avance no solo a nivel normativo, o legislativo, sino también social. Un avance hacia derroteros positivos que nos den la oportunidad de mantener en lo alto los principios que los bastiones de su libertad enarbolan.

Y esto no solo va para los legisladores o “padres de la patria”, sino también para los políticos. Basta de demagogias sin sentido que solo cuidan intereses individuales. Tratemos de hacer que nuestra nación sea una verdadera nación, unida, una verdadera patria de la cual nos podamos sentir orgullosos como parte activa de su ser y no como entes pasivos que gustan de evitar avanzar y de obstruir a los demás. No olviden que para salir adelante, hay que tener una visión clara de lo que se desea alcanzar y emprender, con acciones en conjunto, el camino se debe forjar avanzando a paso firme. Si pensamos en todos, lo podremos hacer, pero si lo hacemos de manera egoísta, ni podremos avanzar de manera individual, y menos como una nación.

Por eso señores legisladores, cuando elaboren sus leyes, elabórenlas lo más clara posibles, y cuando se les pida su interpretación o que nos expliquen su contenido para poder dar su aplicación, por favor traten de hacerlo con mucho tino y prudencia. No traten mal a los que piden una interpretación y aprendan a reconocer sus errores cuando no han sido capaces de elaborar una ley clara.

 TAGS:

 

{
}
{
}

Deja tu comentario XXIV - Sobre el mal uso de la libertad de expresión de nuestros legisladores

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre